Introduction

Aventar.jpg (44386 bytes)

JUEVES DE LA OCTAVA

DEL

CORPUS CHRISTI


Conferencia

ESTREMERA, NUESTRO PUEBLO

A.B.H.

H. d S.C.

ESTREMERA 7 de junio de 1997

Trilla2.jpg (45374 bytes)

PREÁMBULO QUE ME AGRADA ESCRIBIR

Con motivo de una charla dada no hace mucho por La Mancha, (en Socuéllamos) empecé mi intervención de esta forma:

Estremera es mi pueblo. Mi bendito y querido pueblo. Está situado en el sureste modesto de la provincia de Madrid, en los límites indefinidos de La Alcarria y La Mancha. Es esta una tierra de paso que perdió importancia, pero no perdió señorío, cuando se dieron dos acontecimientos relevantes en la Historia de España. El fin de la Reconquista y el sometimiento de los nobles a la Corona.

Es una tierra bastante olvidada y sin promoción de sus riquezas. No se ven por aquí grandes monumentos ni muchas y extraordinarias obras de arte; pero puede verse un pueblo con jóvenes cultos y educados, bastantes universitarios, y...; pero al que llegue de fuera le ruego se fije fundamentalmente en los mayores, somos hospitalarios, amables... hablando un castellano rústico y duro, y con una cultura innata que nos ha dado directamente la vida y la transmisión de padres a hijos.

Si esto no le satisface al visitarlo, pido su perdón. Yo he nacido en esta tierra y quizá no pueda ser objetivo. Estremera es mi pueblo y me siento muy orgulloso de haber nacido ahí, por eso hoy le dedico mi canto y agradezco como nunca podréis imaginar que me hayáis llamado para unirme a vuestras jornadas en recuerdo a los que, fueron los primeros que llevaron el título de: Señor de Estremera. No lo encontraréis en ninguna guía turística de grandes circuitos, sin embargo, y además de varias obras de arte interesantes de las que luego hablaremos, hay algo en Estremera que espero os gustará si lo visitáis: la hospitalidad para todo el que llega de fuera, y el esfuerzo de todos por agradar y servir a los demás.

Así empecé mi charla y hoy siento algo especial al repetir aquí este "preámbulo".

 

SUMARIO

1. ORÍGENES
2. INFLUENCIA ARAGONESA
El Tajo
3. ESTREMERA EN EL SIGLO XIV
Casasola y Annos
4. ESTREMERA MANCHEGA
El Colegio Mayor de S. Bartolomé
5. ESTREMERA ALCARREÑA
Los Mendoza.
Casas del Infantado, Pastrana y Mondéjar
Los Príncipes de Éboli
6. ESTREMERA EN EL SIGLO XIX
Según el Diccionario Geográfico Estadístico-Histórico de España
7. LA ACTUALIDAD
Algunas anécdotas.

E S T R E M E R A

Orígenes.

Es uno de tantos pueblos que se desarrollaron después de la Reconquista al desaparecer otros que ya no tenían razón de ser por su misión puramente guerrera.

Su origen troglodita, no está claro y es posible que en posteriores investigaciones os pueda contar algo nuevo al respecto.

Mi pueblo está situado entre dos valles que se unen por el sur y se ensanchan hacia el norte. Dice la tradición, según yo oí a mis mayores, que los habitantes de Casasola y los de Annos, allá por el siglo XIV, abandonaron sus pueblos por motivos bien distintos y se establecieron aquí, junto a un poblado troglodita que ha permanecido vivo y habitado hasta los años 60.

El desarrollo y los avances de la tecnología doméstica hicieron que se destruyera y se edificaran modernas viviendas que nada tienen que ver con su historia. En la actualidad, quedan todavía algunas cuevas, la mayoría, semiabandonadas.

Algunas de estas cuevas pueden remontarse al siglo IX o X con la dominación árabe. No me atrevo a pensar en la época visigoda, siglos VII y VIII aunque en estos momentos ando rebuscando en los archivos más antiguos de España en espera de encontrar los orígenes de Estremera. La fertilidad de los valles y los cerros, hacen pensar en el establecimiento de judíos y árabes muy dados al huerto y al pastoreo.

Estremera y la influencia aragonesa

Nuestro pueblo tuvo en sus primeros tiempos una gran influencia aragonesa, no se puede olvidar que antes que las carreteras, caminos y cañadas estaban los ríos, que fueron las primeras vías de comunicación del hombre en la Tierra. Esta comunicación se ha mantenido durante siglos y ya S. Torcuato, discípulo de Santiago Apóstol, y primer obispo de estos territorios como obispo de Santorcaz, debió predicar por estos entornos.

De la provincia de Teruel, y durante los siglos XVI y XVII nos llegaron el "chiquitico", "pequeñico", "truje", " ande vas?", "quita d’ai" ... y tantísimas expresiones turolenses que nos llegaron por el río Tajo. Si ponen atención a nuestra forma de hablar, pueden comprobar que somos mas "paicíos" a los pueblos del bajo Aragón que a los pueblos de la provincia de Madrid.

Todavía recuerdo (y aquí habrá alguno que lo recordará) la bajada de la madera por el río y el trabajo de los madereros con sus varas y garfios. Esa destreza para andar sobre los troncos era asombro y entretenimiento para los niños de entonces.

Estremera en el siglo XIV

Casasola

Era, probablemente, el poblado más antigua de toda la zona. Sus cuevas de yeso descubiertas no hace muchos a os lo atestiguan. Está situado en una colina en medio de una llanura conocida como El Campetón; al Sur del Tajo y al Norte de las monta as de Belinchón que delimitan la cuenca hidrográfica del Tajo y la del Guadiana, por el Este corre el arroyo del Salado (límite con la provincia de Cuenca), donde los vecinos de Estremera iban a "curar" sus dolores reumáticos, y por el Oeste queda delimitado por la actual autovía Madrid-Valencia, un pequeño trozo de este Campetón pertenece a Fuentidueña de Tajo.

Los vecinos de Casasola eran pastores, cazadores y guerreros. Nunca tuvieron señor ni nobles que les protegieran, por eso fue el primer pueblo en emigrar hacia mediados del siglo XIV.

De Casasola, se conserva en la Iglesia Parroquial de Estremera la Pila Bautismal y un Cristo de gran tama o que siempre se denominó el Cristo de Casasola. Desde que yo recuerdo y desde que mi abuelo me lo contaba, este Cristo no se sacaba en procesión porque se sacó en rogativas para obtener la lluvia y apedreó los campos de tal forma que se perdieron todas las cosechas. En el año 1947, año de gran sequía, estando yo en Estremera, convencí al Párroco, D. Teófilo, para que lo sacara en procesión y acabar así con esas supersticiones. El Cristo se sacó en procesión, no apedreó y poco después llovió.

Annos.

Este era un pueblo del límite de la Alcarria, que según la tradición, se comieron las hormigas. Lógicamente se debió tratar de termitas que minaron la madera con que se construían los techos y tejados de todos los pueblos manchegos y aclareños. Si desde Brea se camina hacia Driebes, pueden notarse ciertos restos, cerca de la carretera ya en la provincia de Guadalajara.

Recuerdo mi paso por ahí en bicicleta o en mula con mi tío Valerio, y que alguien me hizo parar para que viera la tierra negra y carbonosa que aun quedaba de lo que según él, fue la fragua del herrero de Annos y que sería mi antepasado por el apellido Herreros que, desde luego, es de esos pueblos de la Alcarria. En Almoguera pueden encontrarse muchos Herreros.

Se encontraba Annos en una altiplanicie desde la que en dirección hacia el Tajo, se llega a un corte parecido al que forma la Cuesta de la Encomiendas, que da paso a otra meseta más baja que compone lo que se conoce con el nombre de La Común. Siempre formó parte de las tierras del Infantado y actualmente es término municipal de Almoguera. La mayoría de las tierras de esa zona eran, hasta no hace mucho, propiedad de los vecinos de Estremera que las conservan como descendientes de los vecinos de Annos; bastantes se vendieron ya a los vecinos de otros pueblos más próximos. Se conservan chozos y apriscos que bajo el nombre de "Los Corrales", abastecían de estiércol a los labradores de Estremera a cambio de encerrar el ganado allí. Mi abuelo, Tomás Herreros era uno de los propietarios de gran parte de estos corrales.

Todo lo dicho reafirma la teoría sobre Annos y Casasola como pueblos migratorios y fundadores del Estremera de la Edad Moderna.

Estremera manchego.

El Tajo divide a Estremera en dos zonas distintas; al sur del río La Mancha, al norte y al este, la Alcarria. Esta parte manchega dependió durante muchos a os de La Zarza como administradora del diezmo que se debía pagar al Colegio Mayor de S.Bartolomé de Salamanca.

Según bula pontificia, La Zarza tenía que dar al C. M. de S. Bartolomé lo siguiente:

1/8 del diezmo de trigo, cebada, centeno, avena y escaña de la veintena para el tercero

Dice el Documento:

Relación particular de la renta que el Colegio tiene en el Obispado de Cuenca, Mancha, Corral de Almaguer y sus anexos.
En la Zarza tiene el Colegio la octava parte de trigo, centeno, cebada, avena y escaña, y otras cosas de semillas, si las hubiere, lo cual se entiende de los que labran el dicho término que son los vecinos de Sta Cruz, Tarancón y Estremera, agora emparven o no en dicho término, porque en La Zarza no hay población de presente porque es despoblado y agora está La Zarza poblada y allí se diezma todo lo que sea de la tercia.

Entre los documentos del archivo del Colegio Mayor existe uno en el que se establece la fiesta de San Bartolomé en Cuenca, La Zarza y Belmonte en 1439. Según tradición, ese día se pagaban los diezmos y se organizaban comidas a la orilla del río. Quiero encontrar algún documento en donde pueda averiguar por qué los taranconeros venían siempre a celebrar S. Bartolomé a la presa de Estremera.

El Señorío de Estremera y Val de Aracete.

El territorio, que va desde Valdelasierpe, Cerro del Caballo, Loma de los Carrascales, el Monte y los Cabezos por el Oeste, hasta la Común por el Este y limitado al Sur por el Tajo, pertenecía al Marqués de Mondéjar y Conde de Tendilla y formaba el Señorío de Estremera y Val de Aracete. Aquí se mezclaban el ducado de Pastrana y Estremera, el de Medinaceli y el del Infantado, con el marquesado de Mondéjar, y el condado de Tendilla, títulos todos relacionados y en muchos casos unidos a la noble familia Mendoza de la que fueron miembros D. Francisco de Mendoza y D. Antonio de Mendoza. Ambos muy relacionados con Estremera.

Desde principios del siglo XVI, los Duques del Infantado, tenían un pabellón de caza de grandes dimensiones, en el punto mas alto de la ladera oeste donde se sitúa el pueblo. Por el este, el valle que se domina desde allí, se llenaba de codornices en la primavera, para anidar y luego continuar su viaje migratorio hacia el norte. En los cerros del otro lado del valle siempre hubo liebres, conejos y perdices, así como por el monte de olivar que se extiende hacia el norte.

La caza con galgo a caballo, heredada de los nobles, siempre fue una de las aficiones de las gentes de mi pueblo y aún hoy se sigue practicando.

Para hablar de la familia Mendoza, las consultas en los archivos pueden complicarse de tal forma que no sea posible aclarar de qué Mendoza se está hablando o leyendo. Desde el Almirante de Castilla hasta Íñigo López de Mendoza, Conde de Tendilla y Primer Marqués de Mondéjar, todos los autores están de acuerdo.

A partir de ahí, la cantidad de Íñigos, Diegos y Franciscos se entremezclan de tal forma que han dado lugar a la publicación de Tesis Doctorales solo sobre ese tema. La biografía de Antonio de Mendoza. Primer Virrey de Nueva Espa a y Segundo Virrey del Perú de Pérez Bustamante escrita en el año 1920, parece ser la mas acertada. Esto se agrava con el espolio de archivos, bibliotecas y registro ocurrido a principios del siglo XIX con la invasión francesa y el mayor aun de los a os 36 al 46 de nuestro siglo.

Parece ser que D. Antonio de Mendoza, ya fue Señor de Estremera, por cesión de licencia de su padre el Marqués de Mondéjar. No consta ningún hecho en los documentos consultados, ya que en Estremera no queda nada del Archivo del pueblo.

 

L O S    M E N D O Z A.

Con Enrique III

Diego Hurtado de Mendoza Almirante de Castilla
1365-1404

Íñigo López de Mendoza
1er Marqués de Santillana

Diego Hurtado de Mendoza
1er Duque del Infantado

Construye el Castillo de Manzanares

Íñigo López de Mendoza
Conde de Tendilla

Íñigo López de Mendoza
Marqués de Santillana
1er Marqués de Mondéjar

Diego Elvira de Hurtado de Mendoza Quiñones
Conde de Tenilla
Marqueses de Mondéjar

Íñigo López de Mendoza
Conde de Tenilla y Marqués de Mondéjar
Francisca Pacheco
Madre de D María Pacheco
 

 

Luis Antonio Diego Isabel María Catalina

Iñigo L. de M.
--
María de Aragón Hija del Duque del  Infantado

Francisca

Francisco
"El Moro"

Luis H. Mendoza
y
Catalina de M.

Francisco

Íñigo

Bernardino

Catalina

Antonio de Mendoza
casa con
Dª Catalina de Carvajal

D. Íñigo n. en Granada
La 1ª inscrip. de la fam. es del 6 de dic. 1518

Francisco de Mendoza
Com. de Socuéllamos
Señor de Estremera

Francisca
casa con
el conde de Alcaudete

Como puede apreciarse, los Mendoza gustaban de ponerse otro apellido delante o detrás del Mendoza. Proliferan los López de ..., Gómez de.. Hurtado de .... esto ayuda al confusionismo entre, aproximadamente, 600 Mendoza mas o menos famosos de la nobleza española.

Antonio de Mendoza. (n en 1492, m en 1552 en Lima). Hijo de D. Íñigo López de Mendoza, conde de Tenilla y Marqués de Mondéjar y de Francisca Pacheco. Participó en la guerra de las Comunidades al lado del Emperador quien posteriormente le nombró comendador de la Orden de Santiago y embajador en Hungría.

En 1530, se traslada a Méjico al ser designado primer virrey de Nueva España, y de forma paulatina va mermando el poder absoluta de Hernán Cortés. Siguiendo las indicaciones del Rey Carlos I realiza el censo de población, pone en marcha reformas administrativas, fomenta la economía, reduce los tributos de los indios y los repartos de tierras de los españoles. Desde Méjico fomenta la expansión de tierras hacia Arizona y Nuevo Méjico.

D. Antonio había participado en los combates de Huescar acompa ando al emperador junto con su hermano Luis, Marqués de Mondéjar. Al Marqués le nombró Capitán General de Granada y bastantes a os después, Felipe II otorgó escritura de venta a D. Francisco de Mendoza de las villas de Estremera y Val de Aracete, con cédula de se orío: a 30 de mayo de 1561. (M.S. cit. 3.315 fol 264, Bibl.N.)

En los siglos XVI y XVII, Estremera tuvo sus mejores a os de esplendor con Francisco de Mendoza como señor de Estremera y posteriormente cuando este lo vende a Ruy Gómez de Silva, Príncipe de Éboli que convierte el Ducado de Pastrana en Ducado de Pastrana y Estremera. El Señor de Estremera y Comendador de Socuéllamos, dejó en el pueblo una Capilla de Santiago, hoy inexistente, y otra de S. Miguel. La primera edificada en el camino de Driebes en el paraje que hoy sigue llamándose Santiago y cerca ya del valle del arroyo de Brea en el campo conocido como Vililla, y la segunda en las afueras del pueblo, actualmente adosada la fachada a una casa privada y ya totalmente dentro del casco urbano. Allí se celebraba la Romería de San Miguel que terminaba con una hoguera y la quema de todo lo sobrante de las faenas del verano.

También, durante la época de D. Francisco Mendoza, se levantó un hospital, que a mediados del siglo pasado se convirtió en casa de caridad de San Vicente de Paúl.

En los años treinta, parte del hospital pasó a ser vivienda del maestro y actualmente, todo ha desaparecido y se han construido viviendas.

En 1572 muere D. Francisco de Mendoza y su tío D. Diego Hurtado de Mendoza vende por consejo del Rey Felipe II, la villa de Estremera al Príncipe de Éboli.

A partir de 1573, el palacio y la villa de Estremera pasan a ser lugar de reunión de cortesanos. Parece ser que la Princesa de Éboli, (Ana de Mendoza y de la Cerda o también Ana de la Cerda y de Mendoza) se reunía aquí con bastante asiduidad para sus intrigas con Antonio Pérez, el secretario de Felipe II. El Príncipe consiguió del Rey la denominación de Ducado de Pastrana y Estremera.

 

Ana Mendoza y de la Cerda, Princesa de Éboli y Duquesa de Pastrana (n 1540 en Cifuentes, m 1592 en Pastrana) visitó este Palacio en numerosas ocasiones, desplazándose desde su residencia de Pastrana, distante algo mas de 8 leguas. Dice la leyenda, aunque no está probado que aquí se reunía con Antonio Pérez e incluso con el Rey Felipe II. Era hija del conde de Melito y nieta del Cardenal Mendoza.

La princesa de Éboli era hija de Diego Hurtado de Mendoza (uno de los 5 ó 6 Diegos Hurtado de Mendoza). La complicada genealogía de los Mendoza ha inducido a errores en muchas ocasiones y hay que ir al archivo de la familia para poder reconstruir los nacimientos y matrimonios.

Según Menéndez Pidal , Nació en 1540. Era hija de Diego Hurtado de Mendoza, virrey del Perú. A los 12 años casó con Ruy Gómez de Silva, privado de Felipe II que les concedió los títulos de Príncipes de Éboli y Duques de Pastrana.

Mujer de gran belleza a pesar de haber perdido el ojo derecho en un ejercicio de esgrima.

Cuando enviudó pensó entrar en la orden de carmelitas después de haber cedido su palacio de Pastrana a Santa Teresa, pero al no admitir las reglas de la Santa, rompió con ella.

Intrigante de corte, mantuvo relaciones "ilícitas" con Antonio Pérez. Murió Escobedo asesinado, y como había amenazado con descubrir estos amoríos se sospechó de Antonio Pérez que fue detenido y la princesa recluida a su palacio de Pastrana donde murió.

De ese palacio sólo queda el pabellón de caballerizas, usado también como almacén de la tercia, que durante muchos años fue El Casino. D. Julián Toba fue su gerente durante muchos a os y en su planta superior, mi padre proyectaba en los años 20 las películas de Rin-Tin-Tin y de Rodolfo Valentino en lo que se consideró como el primer cine de la zona. En los años treinta, un grupo de jóvenes formó el "Club los 11", con fines deportivos y culturales, y puso en escena. varias obras teatrales de las que aun recuerdo: La Plasmatoria, La Malquerida, y algunas de los Quintero. Hoy está convertido en discoteca y en esa planta superior aún se celebraron, no hace mucho, actos culturales que nuestras mujeres realizaron con gran éxito y salero.

Estremera en el siglo XIX.

Según el Diccionario Estadístico Histórico de España

En esa fecha, Estremera era una villa con Ayuntamiento.

Su situación, una ladera orientada al oeste, hace que la combatan todos los vientos y su clima sea muy sano. Según el censo de la época, tenía 425 casas, y unas 60 cuevas habitadas; las casas eran de mediana construcción y de unos 30 pies de altura y en casi todas ellas había pozos de aguas gruesas para beber, los vecinos se surten para sus usos domésticos de las aguas del Tajo a 1/4 de legua. Su plaza es llana y casi cuadrada como de 80 pasos de travesía, estando en uno de sus lados, orientada a oriente, la casa ayuntamiento que tiene en su fachada un soportal con seis arcos de piedra y encima un balcón de hierro, del largo del edificio.

Dice, además, el Diccionario Geográfico Estadístico-Histórico de España.

Tiene:

Una plazuela cuadrada como de 26 pasos de travesía; las calles son, en lo general, de 8 pasos de anchas, sin empedrar, llanas y limpias; una cárcel pública.

Una alberguería sin dotación, escuela de instrucción primaria para niños a la que concurren unos 60; en ella se enseña primeras letras, geografía, gramática castellana y cuentas. Su dotación es de 1.800 reales y lo que los alumnos paguen mensualmente. Otra escuela de niñas sin mas dotación que lo que éstas retribuyen; les enseñan costura y punta de media.

Una iglesia parroquial (Ntra Sra de los Remedios) servida por un párroco, un teniente y 2 capellanes. El curato es de entrada y presentación del Sr. Duque del Infantado.

En las afueras de la población se encuentran cuatro ermitas (San Miguel, Smo. Cristo, la de Santiago, semiderruida, y la del Pilar)., la del Smo Cristo se halla en el interior del nuevo camposanto socavada en la monta a con tres bóvedas y tres tragaluces que según la tradición fue diseñada por Herrera el del Escorial. El Camposanto, estaba adosado a la parte trasera de la Iglesia, ahora, por su situación y por el terreno que lo soporta, en nada perjudica la salud pública; la del Pilar tenía adosado un abrevadero para las caballerías. Hoy no existe y el abrevadero del Pilar ha desaparecido para construir, no hace mucos a os una guardería para ni os.

El término municipal confina al N. Brea; E. Driebes; S. Belinchón y Fuentidueña, y O. Valdaracete; se extiende por el N. y E. 1/4 de legua, por el O. 2 leguas y 3/4 por el Sur. El Tajo le atraviesa en dirección suroeste; sobre el se encuentra un molino harinero y una barca de maroma capaz de trasportar carros. El molino harinero tiene seis piedras y siendo una de los mejores de los que hay en la ribera del río.

Comprende este término el despoblado de Casasola.

El terreno es bastante llano, muy fuerte, sumamente áspero, y excepto unas 12 fanegas de secano, le divide el Tajo en 2 suertes que ambas tienen tierras de primera, segunda y tercera clase.

Dispone de caminos de herradura que se dirigen a los pueblos limítrofes, además de otros a los lugares de labranza. Por todos ellos pueden circular carruajes.

El correo se reciba desde Fuentidueña por medio de un empleado del ayuntamiento.

Produce: Trigo, cebada aceite y vino. Su mayor cosecha es el trigo; mantiene ganado lanar y vacuno; cría caza de conejos, liebres, perdices, lobos y zorras; pesca de barbos y alguna anguila.

Industria: La agrícola, elaboración de esparto, un molino harinero y dos de aceite.

Comercio: La exportación de granos y felpudos a Castilla y a la provincia y la importación de garbanzos, pescados y arroz.

Población: 624 vecinos, 2996 almas.

Capital producido: 3.754.720 rs

Contribución según calculo oficial de la provincia 9,65 %

Presupuesto municipal: 12.000 rs y se cubre con una tienda mercería y propios.

Mi Estremera actual.

El día 25 de marzo de 1924, había muerto un niño de 2 años de nombre Gregorio B. H., hermano del que estaba a punto de nacer. Un hermano mas, de 4 años, llamado José deambulaba de su casa a casa de su abuela sin entender nada de lo que estaba pasando. Ese sería para siempre y por muchos años siga siéndolo, mi hermano Pepe.

Va a nacer un niño en "ca" José B. Era el día 29 de marzo de 1924. Abuelas, tías, primas, ...; el comentario parece ser el mismo por todas partes, tanto en la casa como en la calle: Podía haberse muerto este y que viviera el otro ya casi "criao".

Así llegué de deseado a este valle de lágrimas. No obstante, mi madre era la única que consideraba a ese hijo como su gran consuelo, al que daría todo el cariño que se merece un hijo mas el cariño añadido del que acababa de irse.

Así viví y así me crié en un pueblo medio manchego, medio alcarreño, del que toda mi vida me he sentido muy orgulloso; sólo recuerdos vagos puedo aportar de mis primeros 6 años de juegos por el Parque y por las eras, creo que mi primer recuerdo se remota a 1929 cuando mi tío Ángel se tuvo que ir a servir al Rey, y mis tías lloraban porque no hacía mucho que otro tío mío había vuelto de la Guerra de África contando cosas terribles del Barranco del Lobo; a os mas tarde 1936-39, ese otro tío mío, mi tío Valerio, me contaba sus cuentos de su estancia por el Rif, y cómo eran los moros.

Recuerdo mis juegos con Pedro ("Perdo" el de la "tía Todosia") y con mi hermano Pepe por las orillas del pilar, subiéndome a la higuera a coger las primeras brevas; las escapadas hasta las eras, como gran picardía (estaban a unos 150 m de casa); y todas esas cosas que un niño puede hacer en un pueblo de aquellos tiempos.

El primer recuerdo fijado de forma clara en mis "bits" de memoria corresponde al Colegio de las Monjas, recuerdo perfectamente a la Madre Dolores y con admiración a la Madre Pilar, que daba clase a las elegidas, ya mayores. Alguna vez, aunque reconozco que no muchas, la palma de mi mano recibió la caricia de la "palmeta"; las cristaleras de la clase daban a un cuidadísimo jardín en donde había, y no sé si aún hay, una escalera de caracol forjada, que por única en el pueblo me resultaba de un atractivo especial.

Los niños y niñas teníamos prohibido subir por ella, quizá de ahí su mayor atractivo. Se me olvidaba decir que aquel colegio era mixto hasta que se hacía la Primera Comunión.

Pero pasemos al final contando algo de lo que hoy el pueblo disfruta.

En mis tiempos de niño, Estremera era un pueblo con mucho barro en invierno y mucha paja en verano. Esto es lo que apreciaba el que entraba en él. Entre los años sesenta y setenta se inició el cambio que estos últimos a os ha culminado en esta realidad que hoy disfrutamos. Pero esto ya lo conocéis mejor que yo.

La iglesia es del siglo XVI así como la cripta del otro lado del valle, que fue diseñada por Herrera o por su discípulo Francisco de la Mora. Ha sido sede de los patronos del pueblo hasta que el exceso de humedad aconsejó trasladarlos a la parroquia. No tengo constancia de la intervención de Francisco de Mendoza en la obra de la iglesia. (Seguiré investigando)

Restos de su antigua vida son un tríptico y un cuadro que se conservan en la iglesia, el retablo del altar mayor, (toda la iglesia era así y yo puedo recordarlo) y como joya principal se puede admirar su órgano.

Como dato de interés para los devotos del P. Rubio, quiero a adir que fue párroco de Estremera antes de ir a serlo de Aranjuez. Mis padres tuvieron la suerte de conocerlo. Al restaurar el Retablo del Altar Mayor cuya parte baja estaba arrancada, se ha incluido un cuadro del Beato P. Rubio orando ante la imagen de la patrona de Estremera.

El órgano fue construido en 1716. Fue casi desguazado, y expoliado en gran parte de sus elementos, fundamentalmente la trompetería y muchos tubos, y ha estado medio siglo abandonado. En 1988, entre el párroco y el alcalde se dirigen a la Comunidad de Madrid y se inician los trabajos de restauración financiados totalmente por la Conserjería de Cultura. El 29 de agosto de 1994 se dio fin a la restauración.

En el arca de viento hay una inscripción:

Para Onra y Gloria de Dios y su bendita Madre Lo fabricó el artífice D.n Pedro de Liborna Echevarría Maestro de Organos de Su magestad que Dios gde siempre pio en el año de 1716=Siendo Cura el Sr. D.n Josseph Gutierrez Balentroz=

Se conservan de este organero, el órgano de la Epístola de la Catedral de Segovia (1700), el de la Universidad de Salamanca (1709) y el de Estremera (1716). El órgano de Estremera es, pues, joya del patrimonio histórico hispano y universal; y los estremeruños, los depositarios y usufructuarios más directos de este valioso instrumento. (*)

(*) Párrafo de una carta de D. José María Arrizabalaga al Alcalde de Estremera.

La restauración se ha llevado a cabo por:

DE L'OM-ARRIZABALAGA ORGUENERS

Además de los órganos citados, que se conservan, el maestro Liborna terminó el del Evangelio de la Catedral de Toledo, en 1702 interviene en los cuatro órganos del Monasterio del Escorial, en 104 construye uno para la Iglesia de S. Bernabé de El Escorial, (parecido al de Estremera), en 1715 termina uno para la Catedral de Córdoba y en 1719 perfecciona y aumenta el de la Real Capilla.

ANÉCDOTAS VARIAS.

El canal de Estremera

Quiero destacar un hecho curioso y anecdótico ocurrido en los años cuarenta. La falta de medios de todo tipo y el abandono de los campos, debido a la guerra, hacía que en Estremera, como en tantos pueblos se sintiera el hambre y la falta de trabajo. El párroco D. Teófilo Roldán hombre campechano y "cura de los de antes" escribe una carta en la que describe la situación y sugiere la construcción de un canal para convertir en regadío la vega del Tajo, hasta entonces de secano. La carta la dirige a: S.E. el Generalísimo D. Francisco Franco Bahamonde El Pardo (Madrid). Rte: D. Teófilo Roldán. Párroco de ESTREMERA (Madrid).

A los pocos días se recibió una carta en Estremera en la que citaban a D. Teófilo para asistir en el Ministerio de Obras Públicas a una reunión para tratar el tema. Se celebra la reunión y queda pendiente de toma de decisión.

Aproximadamente, dos meses después D. Teófilo es llamado al Pardo, donde quieren conocerle. Allí mismo le dan la noticia: La obra del canal de Estremera es ya un hecho. Se comunica por teléfono a Fuentidueña con el ruego de subir a decirlo al pueblo. D. Teófilo llega al día siguiente en el coche de línea de la Empresa Ruiz. En el sitio denominado las caleras, o como la jerga popular dice "las escalerillas", a 1 Km del pueblo se encuentran todos esperando. D. Teófilo es bajado del autobús y llevado en hombros hasta la iglesia donde se cantó un Te Deum.

La Noche-Vieja más solidaria que yo recuerdo

Era el día 31 de diciembre de 195..., en el lugar denominado el Portillo del Judío, carretera de Madrid a Valencia, se producían con bastante frecuencia accidentes de tráfico mortales. Una curva peligrosa no muy bien señalizada, era la culpable física de ello.

Aquel día un representante venía de regreso a casa para pasar la noche con la familia. La carretera se cobró una víctima mas, y aunque Fuentidueña está más cerca, es término municipal de Estremera y hasta mi pueblo hubo que traerlo. Avisada la familia, se presentó en el pueblo y se "acomodaron" en el Depósito para pasar la noche. Sitio tétrico, húmedo y sin calefacción.

En el pueblo se celebraba una gran fiesta con uvas, "champán" y demás aditamentos normales en esa fecha. Los vecinos de mi pueblo tomaron una decisión: No podían dejar a esa señora y los hijos solos en un lugar tétrico y solitario a unos 300 m del casco urbano en aquellos momentos tan amargos. Se pusieron unas estufas y se montó un turno de matrimonios que cada media hora o cada hora caminaban desde la fiesta al Depósito para hacer compañía a la desolada familia en esa señalada fecha.

Unos días después, un periódico de la capital destacaba este hecho.

Muchas cosas podría contaros de mi pueblo, pero con esto doy por bastante y bueno este documento sobre Estremera. (Por hoy)

Madrid 2 de junio de 1997

Anbahercarmenyo.jpg (47516 bytes)

 

De Estremera a Marte en un C30.

Visitantes a De estremera a Marte ... desde Noviembre, 2008:

Contador gratis



Última actualización: Febrero 5, 2003
Copyright (C) 1996-1999 by
R. & A. B

Email comments or suggestions to:
ABH/RBM


Ayuda a los demás


ESTREMERA EN FIESTAS:
((N-III)) ESTREMERA
/// LA MOVIDA /// ESTREMERA